Las tres han muerto atropelladas recientemente, las tres eran gatitas de la calle y las tres merecían un futuro mejor.

A las tres las hemos llorado mucho porque quien cuida y alimenta a los gatos de la calle les quiere como si fueran suyos. Así que queremos despedirnos de ellas con un pequeño post.

La pequeña RUBI tenía sólo 11 meses. En este tiempo tuvo 4 preciosos bebés que sacó adelante con un gran desgaste para ella. Tuvimos que darle latitas reconstituyentes para recuperarla y la esterilizamos en el marco del Projecte Gats Urbans en mayo, cuando los bebés tenían 1 mes de vida. Cuando desapareció, su cuidadora la estuvo buscando incesantemente… Hasta que encontró un cuerpecillo blanco, irreconocible, diez mil coches le habían pasado por encima, pero sabemos que era ella.

HEIDI tenía 3 años y era la única panterita de la colonia. Nació en la calle y ya de pequeña correteaba arriba y abajo. La esterilizamos hace 7 meses y desde entonces estaba más guapa y gordita. Su cuidadora la encontró muerta por un golpe de un coche.

MINERVA era muy jovencita también, una gatita esbelta y preciosa. A Minerva tuvimos que ingresarla de urgencia porque se estaba muriendo de una piometra. Los amigos de Nova Veterinaria la salvaron y tras un período de recuperación en una casa, volvimos a soltarla en la calle. A Minerva la encontraron también atropellada, su cuerpo aún caliente.

Las tres pertenecían a una misma colonia, en la que hemos trabajado intensamente en los últimos años para controlarla y mejorar su calidad de vida. Lo sentimos mucho Angie y Ester, perder a tres gatitos en tan poco tiempo es insoportablemente duro. Os acompañamos en vuestro dolor… Las tres eran gatitas nobles y buenas, que no merecían acabar así.

Hasta pronto Rubi, Heidi y Minerva. Os querremos siempre.