Ayer nos dejó la pequeña Mila, aún no sabemos por qué, qué palo tan grande. Cuando la encontraron hace un mes estaba casi muerta, 150 gramos pesaba, y con su ojito a punto del prolapso. Ahora ya estaba así de recuperada, había ganado mucho peso, y nada nos hacía pensar en un final como éste. No podemos entenderlo y nos cuesta aceptarlo.

Lo sentimos mucho, pequeña. Teníamos muchos planes para ti. Y lo sentimos mucho por Noelia y su marido, su casa de acogida, porque la han cuidado y querido un montón, y son los que sienten la pérdida en primera persona.

Hasta pronto Mila. Te querremos siempre.

Anuncios