En diciembre, las compañeras de Tarraco Gats, recogieron a Mifi en el Pont del Diable en un estado lamentable como seguro muchos de vosotros recordaréis. Este gatito estaba hecho una pena, en muy malas condiciones y casi al borde de dejarse por completo. Muchas personas se interesaron por adoptarlo, algunos porque fue un caso que caló mucho, otros seguramente por ser un gatito de raza. Laura y Dani lo acogieron y cuidaron incansablemente durante estos 2 meses, una casa de acogida ejemplar a la que agradecemos enormemente cómo han cuidado a Mifi este tiempo. Hubo una persona, Marta, que desde el primer momento no dejó de preguntarnos por él y decidimos que debía ser quien adoptase a esta preciosidad. Este viernes se fue de su casa de acogida que lo despidieron entre lágrimas y ahora está así de bien con Marta y su familia.

Anuncios