Llega un momento en el que la desolación se transforma en incredulidad, la incredulidad de otra muerte inesperada…
Penélope apareció hace unas semanas en una colonia controlada y gestionada bajo el #projectegatsurbans_tgn y aunque ella no pertenecía a esa colonia, empezaba a venir cada noche a la hora de la cena, los primeros días, muy asustadita pero poco a poco, nos estábamos ganando su confianza y ya teníamos prevista su esterilización antes de que quedara embarazada.
Estaba muy delgadita, como muchos de los gatos que aparecen de otras zonas que no están controladas y correctamente alimentadas, pero nada nos hacía sospechar que estuviera enferma.
Anoche, mientras alimentábamos esta colonia, un vecino nos dio aviso de un gatito en muy mal estado en una calle cercana, y allí estaba ella…tumbada en el frío suelo, sin poder moverse, con un hilo de vida, invisible para casi todos… Es imposible creer que a las doce de la noche, nadie la hubiera visto antes, por que seguro que no llevaba allí diez minutos, no en el estado que la encontramos.
Rápidamente la llevamos a Nova Veterinaria, pese a que en un principio pensamos en un accidente, tras examinarla, nuestro veterinario nos dijo que presentaba una insuficiencia renal aguda. La dejamos ingresada, en una incubadora y con una vía con suero y antibiótico.
Pero no ha podido ser, hemos llegado demasiado tarde, ese delicado cuerpecito no ha podido seguir luchando.Y la culpa nos golpea por no habernos dado cuenta que estaba enferma y nos necesitaba, por no haber llegado antes, por no haber podido ofrecerle otra oportunidad… Penélope tenía escasamente un año, sólo conoció las caricias en sus últimas horas de vida y no encontramos consuelo para su pérdida. Nos es imposible traducir en palabras la profunda tristeza que sentimos tras una semana tan horrible.
Preciosa Penélope, lástima que no tengamos ninguna foto que haga justicia a tu belleza y a tu preciosa mirada, perdónanos por no darnos cuenta que nos necesitabas, estos días nuestras lágrimas llevaran tu nombre y desde hoy, tú también estarás para siempre en nuestro corazón. Ay pequeña, tu pérdida nos ha roto el alma…
Gracias A Jordi y Kat, por estar ahí en los momentos más difíciles.

Anuncios