La familia de Jean Pol decidió hace tiempo adoptar un gatito para incrementar la familia dónde ya vivía Lagun, un perrito que adoptaron siendo adulto. Lo único que nos pidieron es que tuviera un carácter sociable para adaptarse con los niños que a menudo pasaban por casa… y de ahí les hablamos de Chéster, un gato con un carácter fantástico y muy bueno que recogimos atropellado sin movilidad en las patas, si recordáis la historia… Jean Pol conoció la historia y en seguida quiso que fuera él. Desde entonces el vínculo de Jean Pol y Chéster solo ha hecho que crecer, y pasan muuuucho tiempo juntos mostrándose un cariño mútuo. Se divierten mucho los dos y también con el perrito Lagún.

No importa que un gato sea adulto para adaptarse a un hogar, ni tampoco para ‘educarlo’, ni para que se ‘haga a nosotros’ ni para que sean capaces de querernos… La felicidad que ellos nos dan no depende de la edad que tengan sino de lo que estemos dispuestos a recibir de ellos!

Pequeño Jean Pol eres un gran ejemplo de generosidad y amor, ojalá todo el mundo mirara a los animales con la dulzura que tú lo haces, sin importar la edad o las discapacidades que tengan!!

Anuncios