Así de feliz y relajado duerme Ricky en su nuevo hogar, lejos quedan ya aquellos días en que vivía en la calle y su ocupación principal, siendo aún un bebé, era sobrevivir.

Ricky y su hermanita Wondy fueron rescatados de mitad de la calzada, a donde habían llegado ya que no veían absolutamente nada debido a una grave infección en los ojos. Desgraciadamente no pudimos salvar a Wondy, que murió al cabo de una semana, debido a la infección y su extrema debilidad. Mil gracias a Teresa y su familia, por adoptar a Ricky y quererlo ya tanto.  14641967_1090961507684456_8612461034225772973_nQue seas muy feliz Ricky.

Anuncios