Hace una semana os hablábamos de Alma una gatita que vivía en la calle, estaba sucia y hecha una calamidad. La llevamos al veterinario para esterilizar y curar. Debido a que estamos muy desbordados de casos nos veíamos incapaces de asumir uno más pero se nos rompía el corazón de pensar en tener que devolver a esta pequeña a la calle que nos gritaba con sus ojos que no quería volver a vivir bajo un coche… Parecía estar deprimida y probablemente eso había provocado que se dejara de limpiar ella misma… Por suerte, a veces, aparecen ángeles que deciden hacer un hueco y fijarse más allá de la edad o del aspecto para evitar que un animal vuelva a sufrir y esa persona ha decidido acoger a Alma junto a sus otros gatitos todos mayores y rescatados. Alma luce un aspecto muy diferente en tan solo unos pocos días de salir de la calle. Pronto os contaremos más sobre ella.

Anuncios