13901361_1046549155459025_2392581913168772285_n.jpg

Hace unos días os hablábamos de un gatito de los que viven en nuestras calles de Tarragona con una patita infectada, cojeaba y se pasaba el día tumbado. Os explicamos que era peligroso que se quedara en ese estado pues no tendría la oportunidad de huir ante un perro o cualquier peligro. Vuestra ayuda nos permite dar asistencia también a los que no tienen familia y como veis en la foto éste es el resultado! El Grandullón como le llama su cuidadora está mucho mejor y ya vuelve a caminar con bastante normalidad, también vuelve a jugar con una gatita siamesa de la que no se separa. Pero no hubiera sido posible sin la constancia de su cuidadora Bere que cada día viene expresamente desde Vila-seca para poder darle la medicación, alimentar la colonia y mantener limpia la zona para evitar cualquier problema con los vecinos. Sabemos del esfuerzo que supone para ella, por eso le recordamos nuestra más sincera admiración por lo que hace por ellos y también a todas las cuidadoras discretas y concienciadas que cuidan con tanto amor de los gatitos urbanos y que tan a menudo se enfrentan a la incomprensión de su generosa labor.

Ánimo Grandullón! No estás solo!

Anuncios