A veces algunas noticias son tan dolorosas que cuesta asimilarlas y también contarlas. Llevamos unos días en que no nos veíamos capaces de sentarnos a escribir esto… Sweet nos dejó la semana pasada. Su leucemia de repente pasó a fase activa y en pocos días su organismo destruyó todos sus glóbulos rojos.

Era un gatito tan dulce, tan lleno de vida, siempre corriendo a nuestros pies, pidiendo mimitos. Te vamos a recordar dando esas volteretas alegremente en el rascador y corriendo como un perrito a nuestros pies cada vez que pronunciábamos tu nombre. Te vamos a recordar arrastrándote discretamente hasta nuestro regazo cada vez que nos sentábamos en el suelo para cepillar a los perros y posicionándote ahí bien cómodo o bien incómodo, te daba igual, con tal de estar tocándonos. Y cómo comías con ese apetito feroz, y con la patita nos dabas golpecitos porque no abríamos los sobres de carne lo suficientemente rápido. Y cómo nos llamabas cuando oías que llegábamos a casa para que viniéramos a verte en seguida.

No vamos a recordar cómo de repente dejaste de tener apetito y como te has ido apagando, apagando, apagando cada día un poco más, pese a nuestros esfuerzos porque comieras y porque estuvieras cómodo y calentito. No vamos a recordar tantas lágrimas de impotencia a tu lado porque veíamos que te ibas, que se te acababan las fuerzas aunque nosotros cada día contáramos con que llegaría el milagro. Vamos a intentar no pensar que te has ido porque te cansaste de estar casi siempre solo, sin otros gatos, con lo sociable que tú eras, sin personas a tu alrededor, porque todo el día estamos trabajando y luego tenemos demasiados animales que atender. Vamos a intentar no pensar que no fuimos capaces de encontrar el hogar que necesitabas. Porque todo eso duele demasiado.

Muchísimas gracias a todos los que nos habéis ayudado, le habéis ayudado, en un momento u otro de su corta vida: Marga, Ana, Asier, Yolanda, Montse y a todos los demás, sois muchos, también. Y especialmente un millón de gracias a dos personas muy especiales que le han acompañado y nos han acompañado en los últimos días de Sweet para que esto no fuera tan duro ni para él ni para nosotros: Teresa y Luis. Le habéis arropado y nos habéis arropado de una manera que jamás os podremos agradecer suficientemente.

Sweet ya corretea con su naricilla negra por las praderas del cielo, por fin con otros gatitos como él quería.

Hasta pronto Sweet. Te querremos siempre.1549517_949823971798211_4151595450135349403_n

Anuncios