image

 

A este pequeño lo llevamos hace unos días al veterinario alertadas por el estado de uno de sus oídos, tenía la oreja un poco caída y todo el exterior lleno de sangre.
Después de sedarlo para una exploración exhaustiva, resultó que todo se debía a los ácaros y de tanto rascarse, él mismo se había hecho heridas. Nuestro veterinario le limpio los oídos y sus heridas y le pusieron un tratamiento inyectable de larga duración, ya que nuestro chico es un gato feral y no se deja tocar.
Aprovechando la visita al veterinario, también fue esterilizado bajo el #projectegatsurbans_tgn, lo que le permitirá una mayor calidad de vida.
Son muchos los esfuerzos que hacemos junto a los compañeros de GAIA Tarragona para continuar con este proyecto e intentar conseguir que nuestros gatitos urbanos tengan la mejor vida posible dentro de nuestra ciudad.

Anuncios