Hace un tiempo pensaba que la maldad estaba lejos, lejos de nuestras calles, que las cosas malas a los animales sucedían muy lejos de aquí por gente rara con la que nunca tendríamos que convivir… pero cuando empiezas a ayudar a los animales que no son de nadie, te das cuenta que ese desprecio hacia la vida de los animales está más cerca de lo que creemos, se confunde entre nosotros, entre la gente que pasea cerca nuestro, que convive con nosotros y hacen vida normal… están ahí, el que pega, el que abusa, el que envenena, el que abandona…

Hoy sabemos que han matado a un gatito de una de las colonias en las que estamos trabajando en Tarragona. Cómo? Tirándole una botella… Quizás fue un accidente, no lo sabemos pero ha aparecido lleno de cristales y con un fuerte golpe en la cabeza. Él solía ponerse allí a tomar el sol, a refugiarse, en un lugar dónde él se sentía seguro, a salvo, de los coches, de las personas… pero al parecer a alguien le molestaba o simplemente quiso hacer la gracia de ver qué pasaba si tiraba una botella encima de este pobre gato. Sí, ha muerto, pero no de broma, de verdad, su carita estaba llena de cristales, su cuerpo herido… ni siquiera ha podido superar un año de vida a pesar de esconderse, a pesar de pasar sigiloso por este mundo para no ser visto y no molestar, como lo hizo su madre, como lo aprendió.

Su alimentadora está afectada, entonces ella misma recordaba que justo allí hace unos días, una niña tiraba piedras a una de nuestras gatitas que solo ve de un ojo, sí también aquí en Tarragona, la cuidadora le dijo a los padres que no hiciera eso, y los padres la increparon y no dijeron nada a la niña por tirar la piedra, más que nada, por hacer la gracia…se supone.

Hace unos días, otra de las cuidadoras, con su carnet acreditada como voluntaria del proyecto, mientras intentaba coger a una de las gatitas que necesitan ayuda, fue increpada y amenazada. Alguien llamó a la Policia para denunciarla. Fantástica actuación esta vez de la Policia de Tarragona que informó a los que querían acobardar a nuestra compañera de que estaba haciendo correctísimamente su trabajo y estaba autorizada. Gracias desde aquí por la rápida respuesta y la atención recibida.

Estas situaciones se repiten, es lo que vivimos a diario, y a nosotros nos duele, nos cansa pero aún así estamos dispuestos a poner las denuncias que hagan falta para reivindicar que los gatos y animales de nuestras calles deben ser protegidos. Sin embargo,  las denuncias no taparan la maldad, la incomprensión, la ignorancia  jamás será suficiente, hace falta algo más. Este proyecto no es nuestro, es de todos, tiene el objetivo de avanzar como ciudad, Tarragona puede ser amiga de los animales.

La maldad está mezclada junto con la indiferencia… pero también junto con la bondad, la compasión, la defensa de los más débiles, el no girar la cara si vemos algún maltrato, algún gesto humillante hacia un animal, todo eso también está y debe expandirse cada vez más, para acabar con esas acciones que dañan a los animales… porque las denuncias no llegan a todas partes ni las asociaciones tampoco… la bondad y la protección a los animales debe ser mucho más global. La bondad también camina entre nosotros, la generosidad, sin esperar nada a cambio, sois muchos, somos muchos, cada vez hemos de ser más. A todos los que ayudáis a los animales a título personal, a todos los que formamos parte de asociaciones, de proyectos, activistas, voluntarios, casas de acogida, políticos o entidades incluso que son capaces de escuchar que la sociedad avanza en protección, no os rindáis, no nos rindanos, es el único camino para anular toda esa maldad!!

 

Algún día lograremos que la gentuza que tira una botella a un pobre gato o lo envenena con el único delito de existir y sobrevivir, se lo piense dos veces, porque será repudiado, será apartado de la sociedad y señalado, y además, pagará por ello. Algún día, cuando la protección de los animales sea cosa de todos, podremos devolverles la dignidad al recuerdo de todos los pequeños que se quedaron en el camino por esa maldad incomprensible. Perdónanos pequeño, no pudimos protegerte.

Anuncios