Los gatos han sufrido las más diversas famas. Es sabido que los antiguos egipcios los consideraban dioses, pero en otros tiempos, los gatos han pasado a ser considerados los compañeros naturales de brujos y hechiceras. Esta mala reputación, avalada por la Iglesia Católica, llevó a la muerte de cientos de estos animalitos, acusados injustamente de ser criaturas del demonio, ya que se suponía que Satanás se encarnaba en éstos para aconsejar a sus diabólicos adláteres.

Pero la Europa de la Edad Media pagó muy cara su ignorancia. La Peste Negra de 1348, que se extendió por dos o tres años aproximadamente, se llevó consigo a la cuarta parte de la población europea, 25 millones de habitantes de los 100 que por ese entonces habitaban el continente, lo que representa en las familias extendidas de la época, a más de un muerto por núcleo familiar.

La costumbre de quemar a los gatos tuvo mucho que ver con la rápida propagación del mal. Hoy en día, el sospechoso más seguro de haber desatado la Peste Negra es un bacilo llamado Yersinia Pestis, cuyo vector natural, o sea, el medio de transmisión al hombre, es la pulga de la rata. ¿Y quién mantenía a raya la población de ratas en la Europa de la Edad Media? Con los gatos sobreviviendo como mejor podían a las razzias de la Iglesia Católica, nadie. Para peor, cuando estalló la Peste, no pocos opinaron que aquello era asunto de brujas, y las quemas de gatos recrudecieron, con lo que el problema se hizo incluso peor. He ahí las funestas consecuencias de maltratar a los pobres y vilipendiados gatos.

Peste Bubónica o Peste Negra

 

Alrededor de 1347/48, navegantes genoveses traen la peste en sus barcos que venían de Asia (China e India). En pocos años mueren en Europa alrededor de 25.000.000 de personas, esto era 1/3 de la población de ese momento. Su efecto se desarrolló principalmente en las poblaciones urbanas, las cuales tenían pésima sanidad, sumado a la sobrepoblación y la convivencia con las ratas.

La Peste es producida por una bacteria la Yersinia pestis o Pasteurella pestis, que recién se descubre a fines del 1800, esta bacteria enfermaba a las ratas y era transmitida por las pulgas de estos roedores, una vez adquirida por el hombre se transmite de hombre a hombre. En el siglo 12 se decía que cuando empiezan a morir las ratas hay que abandonar las casas. Pero en ese momento no se sabía la causa de la enfermedad y se pensaba que era un castigo Divino por los pecados humanos, se culpaba a los judíos, y otros grupos étnicos.

Los gatos habían disminuido mucho por la persecución de los dos siglos anteriores y las ratas proliferaban sin problemas en ese entonces. Además la pulga de la rata pasó a los gatos y de estos al hombre, el gato si bien tiene cierta resistencia, se puede enfermar y morir de peste.

La epidemia de Peste se extendió sobre toda Europa y duró alrededor de 200 años. La gente se dedicó a costumbres más libertinas, pensando que era el fin del mundo y acrecentó todas las costumbres primitivas, sexuales, crueles, etc.etc. lo que favoreció las ceremonias de matanza de gatos y personas incriminadas en la brujería.

 

Conclusiones

Como vemos la Edad Media además de ser una época de oscurantismo para los humanos, fue la peor época para la existencia del gato en el mundo occidental conocido.

Eran años donde no había explicaciones lógicas para ningún fenómeno natural o de enfermedades, por lo tanto se atribuían a poderes sobrenaturles, y en especial al poder del Diablo y las brujas que eran sus representantes en la Tierra. Los dirigentes aprovechaban esta situación de extrema ignorancia para estimular a las masas a realizar cacerías y matanzas de personas y gatos que no respondían a sus gustos o que podrían socabar su poder.

Se supone que en el extremo oriente y asia, al no estar influenciado por la iglesia católica, el gato pudo haber tenido una mejor vida.324-755cc_1024x0768

Anuncios