A Indy lo recogimos con una infección en el hueso bastante grave que le impedía apoyar su patita. Indy vive en una colonia y encima es un gatito negro, lo que hace difícil que no pasara inadvertido pero nosotros quisimos ayudarle y aliviarle ese sufrimiento. Sobrevivir se le estaba empezando a hacer cuesta arriba, los gatitos rápidos y ágiles son los primeros que comen, son los que sobreviven… Tras hacerle placas en nuestro veterinario, confirmamos la gravedad de la infección en su patita y el dolor de este pequeño. Desde entonces nuestra compañera Ana lo acoge y medica haciendo un gran esfuerzo pues ni siquiera le queda ya sitio para él. Indy empieza a apoyar su patita y esperamos que llegue a curarse completamente de manera que pueda regresar muy pronto a su colonia, la que es su hogar.indy

Anuncios