Enigmático y misterioso, Lufi era un ser muy bello. Sus ojos amarillos hablaban de la fuerza de un espíritu libre. Sin embargo, eran ojos tristes, de resignación y supervivencia. Cuando te miraba fijamente, sabías que hablaba de algo muy profundo y doloroso que tiene que ver con el miedo al ser humano, aunque no podemos confirmarlo creemos que este gatito fue abandonado y desde entonces prefirió mantenerse alejado del ser humano.

Lufi vivía en silencio totalmente desparecibido, camuflado entre las plantas durante el día y totalmente invisible sobre las ruinas romanas durante la noche, como un precioso espíritu, en la colonia que fue su hogar por mucho tiempo. Lufi como todos los gatitos que viven en la calle era un luchador nato, un superviviente… pero la calle es muy dura y su cuidadora, voluntaria del #projectegatsurbans_tgn, nos avisó de la terrible herida que tenía en una de sus patas, en carne viva. Vamos a evitar compartir esas fotos para no herir sensibilidades y recordar a Lufi todo lo precioso que era.

Gracias al esfuerzo de las voluntarias Viktoria y Mónica se pudo capturar para poder curar la horrible herida. Sin embargo, el diagnóstico de nuestro veterinario fue que el cáncer en su piel solo iba a generarle mucho sufrimiento e infecciones como las que ya tenía pues eran tumores imposibles de curar. Siempre luchamos por todos los pequeños hasta el final, a veces, sabiendo que las esperanzas son muy pequeñas pero con Lufi ya no había más posibilidades que ayudarle a irse de manera digna y que dejara de sufrir. No sabemos si con los cuidados de Viktoria y Mónica, pudimos cambiar tu concepción del ser humano, así lo intentamos, sabemos que los animales no tenéis ego ni maldad, así que dejáis este mundo tal y como vinisteis, inocentes y puros, sin rencores.

Te echaremos de menos, camuflado en tu colonia y como a todos te recordaremos en nuestro corazón, como el espíritu libre y fuerte que eras. Hasta siempre Lufi!ADIOS LUFI

Anuncios