1512802_700437060070238_8168178546066277019_n

Kowin nació en la calle hace un par de años, Manchitas y Kevin son sus hermanos y su mamá es Mixa, una gatita que pare una vez tras otra y que a día de hoy está a punto de parir de nuevo.

A Kowin lo atropellaron el domingo, y cuando los cuidadores de la colonia lo descubrieron estaba helado y prácticamente en coma.
Nuestros amigos de Nova Veterinaria lograron reanimarlo, tuvo que pasar horas en la incubadora, como un bebé, y cuando el martes se fue a casa fue con pronóstico reservado, puesto que seguía con parálisis en sus cuartos traseros y con varias fracturas.

Kowin ha sufrido un retroceso en los dos últimos días pese al cariño y a los infinitos cuidados de Jesús, que lo acogió en casa, y hoy hemos tenido que tomar la más dura de las decisiones. Kowin estaba sufriendo y no había ninguna opción de salvarle, hoy hemos sabido que su hígado estaba fatalmente afectado, aunque durante 4 días hemos hecho todo lo posible y creído en el milagro.

Nosotros que luchamos tanto por salvar vidas, a veces tenemos que ayudar a morir.
Qué irónico, verdad?

Descansa en paz, Kowin. No has pasado por el mundo como un gato más de la calle, tenías un nombre y esta semana se han derramado muchas lágrimas por ti. Y muchas personas te han querido.

A Joana, Jesús y Marta: tenéis unos corazones enormes. Ojalá todos los gatos de la calle tuvieran unos cuidadores tan abnegados y generosos como vosotros. Ánimos, estamos a vuestro lado en estos duros momentos.

Anuncios