LIAM gatet vivia carrer Tarragona
LIAM gatet vivia carrer Tarragona

Liam nació en la calle, uno más entre los miles de gatos que cada día nacen, viven y mueren en las calles de este país en el más completo anonimato.
Su historia es una historia de tristeza, de soledad y de sufrimiento. Los gatos son seres muy sensibles y muy vulnerables; en la calle se alimentan de lo que pueden y como pueden, se resguardan del frío en los bajos de los coches, se esconden de las personas porque algunas los ahuyentan a patadas…
Una tarde nos cruzamos con un gato de ojitos enfermos, orejitas arrugadas, aspecto desaliñado. Nos miró y desde ese día dejó de ser un gato anónimo y pasó a tener cara y un nombre. Liam.
Un buen día Dolors se puso en contacto con nosotros. Aún llena de dolor, pues su Bitxu había muerto repentinamente hacía pocos días, nos dijo que quería adoptar al gato que lo necesitara más del mundo. Cuánta generosidad y cuánto amor encerraban esas palabras. Y ese día el destino de Liam cambió para siempre.
Cuando Liam llegó derechito de la calle a casa de Dolors, el pobre se pasó cuatro días parapetado en la bañera sin ni tan siquiera comer, no entendía nada de lo que estaba pasando.
Menos de un mes después, Liam tiene los ojitos curados, y hemos descubierto que son de color miel. Tiene un pelo suave y brillante y las orejas ya no le pican. Come con mucho apetito y juega todo el día con sus juguetes. Y por la noche, por la noche se acabó buscar los bajos de un coche para esconderse. Por la noche Liam se tumba con Dolors en el sofá y luego en la cama. Calentito y sin preocupaciones.
Querido Liam, tu recuperación física y emocional nos llena de emoción y de orgullo. Ha empezado una nueva vida para ti y estamos felices de haber colaborado en ello.
Y a ti, querida Dolors, qué podemos decirte. Conocer a personas como tú nos da fuerzas para seguir trabajando y para no perder la esperanza. Que tu ejemplo recuerde a todos que los enfermos, los viejos, los menos bonitos también merecen un hogar. Eres una persona excepcional!

Anuncios