10 curiosidades sobre los gatos en el antiguo Egipto.

los-gatos-del-antiguo-Egipto

Si bien nosotros adoramos a nuestros gatos, existió un imperio que también los consideró importantes hace mas de 4000 años, llegando a convertirlos en Dioses. Los antiguos egipcios fueron los primeros en adoptar a los gatos como mascotas, de hecho, nuestros gatos domésticos de hoy, tienen como antepasado común, el gato egipcio.

Los gatos comenzaron ganandose la confianza de los egipcios, al ser magníficos guardianes de sus cosechas, estos mantenían a las ratas y otros depredadores lejos de sus almacenes de maíz, algo esencial para esta civilización, ya que si se perdían los granos, los egipcios podían pasar hambre hasta la siguiente cosecha.

Los felinos gozaban de mayor libertad que otros animales domésticos, como los perros, que fueron domesticados incluso antes que ellos, se les permitía ir y venir a voluntad hasta que finalmente, los gatos decidieron quedarse entre los humanos y criar a sus hijos en este ambiente.

Los egipcios adoraban a la Diosa Bastet, una diosa con cuerpo de mujer y cabeza de gato, que representaba al amor y la procreación. Esta tenía su propia ciudad, llamada Burbastis, que era el centro de culto de la diosa.

1) Los antiguos egipcios llamaban a los gatos “Miw” (que significa “ver”)

2) Los gatos fueron domesticados en Egipto hace más de 4 mil años

3) Cuando el gato de una familia moría, sus integrantes se rasuraban las cejas y guardaban luto hasta que éstas volvían a crecer.

4) Si una persona mataba un gato, intencionalmente o por accidente, era sentenciado a muerte.

5) Primero fueron usados para proteger las casas de las pequeñas serpientes y roedores, pero después se convirtieron en Dioses

6) Cuando salían de cacería, los egipcios llevaban gatos en vez de perros.

7) Los egipcios colocaban estatuas de bronce de gatos fuera de sus casas para impedir la entrada de espíritus malignos.

8) La diosa Bast tenía cabeza de gato, y era la encargada de la fertilidad, de proteger a los niños y, por supuesto, a los gatos. Cuando era representada con forma completa de gato se le llamaba “Bastet”. Por el contrario, la diosa Sekhmet también tenía forma de gato, pero representaba las fuerzas destructivas de lo divino, como la guerra, la peste y la venganza.

9) Cuando un gato moría, era momificado, y se han encontrado las momias de más de 300,000 gatos en un lugar llamado Bubastis (Tell Basta).

10) Herodoto cuenta que en una batalla entre Egipto y Persia, los persas reunieron tantos gatos como pudieron y luego los soltaron en el campo de batalla. Los egipcios, horrorizados, prefirieron rendirse antes de exponer a los gatos a cualquier daño.

Fuente: BLOG CLÍNICA CUATRO PATAS 

Fuente:

Los gatos del antiguo Egipto

Anuncios